La historia de Rocío

Levantarme 6:00am, levantar y alistar a mis 3 hijos para ir al colegio. Ordenar un poco la casa, dejarla presentable y alistarme para ir a trabajar. Correr toda la mañana haciendo mil cosas, llegar a la hora de salida de los chicos en horarios escalonados según sus actividades extracurriculares. Tareas en la tarde, una que otra clase adicional, cena, baño y a dormir. Hola, soy Rocío Salas, orgullosa mamá de tres escolares, esposa enamorada, voluntaria en “Red de Corazones” y una mujer sin tiempo que regalar. Así era mi vida antes del 15 de marzo del 2020, el día que comenzó la pandemia.

La vida de todos cambió radicalmente esa fecha. Tuvimos que reinventarnos y la vida nos llevó a buscar una nueva forma de generar ingresos para salir adelante. Es así que, navegando por internet vi un anuncio de Favo que, en ese entonces, tenía el nombre de Aiyu. Decía que era “cero inversión”, “que ganaría vendiendo productos de la canasta diaria” y “que la entrega se haría en la puerta de mi casa”. ¡Me parecía irreal!

Mis primeros pasos en Favo

Favo apareció como una solución perfecta: No tenía ni un solo centavo para invertir y podía trabajar sin exponerme al virus, además de seguir acompañando a mis hijos en sus clases virtuales y apoyar a los demás con sus compras diarias de manera segura. Me inscribí, asistí a la charla virtual, me aclararon todas las dudas, le di vueltas al nombre ideal e imagen de la marca, recibí el link de mi tienda virtual y un 26 de junio del 2020, hice mi primera venta. Así nació Despensa en un click: ¡Yo me encargo!

No soy de venta. Mi formación es más bien numérica y se basa en los hechos. Por eso, traté de enfocarme en las ventajas de mi tiendita para ofrecerla a mis amigos y familiares, quienes empezaron a contactarme ante la facilidad de tener sus compras al día siguiente en la puerta de su casa y a precios que significaban un gran ahorro.

Pasos de gigante

He aprendido muchas cosas como Emprendedora, pero creo que la más importante es que empecé a creer en mí misma, que soy capaz de hacer lo que me propongo y que, poco a poco, a paso firme, voy alcanzando mis metas. Depende de uno mismo hacerlo y de nadie más. Te la tienes que creer porque si no lo haces, no va a funcionar.
Para mi Favo es un punto de quiebre en mi vida, al igual que la pandemia. Toda esta situación me trajo muchos cambios que, ahora, puedo decir que han sido para crecer como persona mientras genero ingresos que ayudan al presupuesto familiar.

¿Cansa? Sí. ¿Es fácil? A veces no. ¿Me gusta? ¡ME ENCANTA! Es MI tienda, MI emprendimiento, MIS logros, MI plata. ¡Mío, mío y de nadie más! Todo en base a mi esfuerzo, sudor y, literalmente, lágrimas.

Estoy construyendo MI negocio. ¿Quieres hacer lo mismo? Te invito a formar parte de esta linda familia que está creciendo rapidísimo aquí. ¿Quieres tener tu propio negocio? ¡Esta es una súper oportunidad! Depende de ti. Te prometo que no te vas a arrepentir.

26 Responses

  1. Me gustaría saber cual es la dinámica del negocio, como empezar, datos tips, todo eso estoy interesado mas aun viendo la historia narrada por Rocío, es una anécdota interesante,.. Como podría yo cumplir mi sueño de mi propia tienda

  2. A Ro la conocí en una visita al CD de Favo y al toque nos volvimos amigas. Ella ahora es mi emprendedora y una de mis amigas más queridas . La admiro mucho porque es una súper perdona, mamá, hija, esposa. Siempre tiene una sonrisa para regalar!

  3. Hola estoy interesado esta nueva forma de emprender, me encantó la historia de rocío y me parece super, quiero saber cómo es la dinámica sobre esto.

  4. Los hombres también podemos entrar a este tipo de negocio. Cuales son los requisitos para ingresar a favor .

  5. buenas noches esta muy interesante me gustaria ser parte de Favo porque estoy sin trabajo y aun tengo pequeños que ver como seria mi ganancia quisiera saber mas porfavor

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Somos a

Favo

A Favo é uma empresa latinoamericana fundada em outubro de 2019 por Alejandro Ponce, no Peru. Com dois meses de operação em Lima, desembarcamos no Brasil sob o comando de Marina Proença pra sonhar ainda mais alto: vamos revolucionar a forma com que as pessoas fazem compras de supermercado, gerando renda pras famílias. 

A gente trabalha com quem sonha em empreender e tá sem grana pra investir. Acreditamos no poder das relações e que tudo pode ser mais justo quando nos unimos para gerar renda, economia e conveniência.

São muitos os que contam com a gente todos os dias, comprando ou vendendo nossos produtos. Conectamos pessoas e oportunidades, levando benefícios para os nossos parceiros e clientes, facilitando a compra online e simplificando a ida ao supermercado.

Sonhamos juntos e estamos todos do mesmo lado: quem compra, quem vende e quem faz essa relação acontecer.